ALT J – AN AWESOME WAVE

11 Dic

Cuatro chicos de Leeds que se conocieron en la universidad llegan y graban un disco debut que se convierte en uno de los discos del año, así sin más. Tan fácil de decir y tan difícil de hacer. Lo que está claro es que este tipo de discos son los que al menos al que escribe, le hacen disfrutar y sentir algo especial cuando escucha un grupo desconocido para sus oídos y darse cuenta que lo que escucha le gusta mucho, que digo mucho, que es impresionante. Pues esa es la sensación que a uno le queda cuando escucha An awesome wave, el disco debut de estos chicos llamados con originalidad ALT J queriendo representar la letra Delta del alfabeto griego que aparece en un Mac cuando aprietas las teclas ALT y J a la vez.

alt-j-an-awesome-wave-L-eBj6QE

Clasificar el sonido de este disco es una tarea muy complicada, suena electrónico junto con un poquito de trip-hop, voces góspel, instrumentos folk y sin dejar de lado una ración de pop-rock alternativo. Si ya resulta difícil decir qué estilo musical es, podéis imaginaros como es compararlos con otros grupos de renombre, recuerdan al mejor Moby en algunas canciones, con un poquito de Radiohead en su vertiente experimental. Pero no nos engañemos, todo esto nos da lo mismo, lo que nos interesa es que son muy buenos y lo difícil que es ubicarlos musicalmente solo significa que son un grupo que ha conseguido en su disco debut lo que suele ser la tarea más difícil, un sonido propio. Y en esto es en lo que me recuerdan a los The XX del primer disco, donde uno tenía la sensación de estar escuchando algo muy bueno, muy cuidado y necesitaba compartirlo con alguien.

Centrándonos en la escucha del disco, de entre sus 14 canciones no es fácil quedarse con una, y es que todo empieza con una Intro de dos minutos que ya te hace entrever que lo viene es de mucha calidad, pero si que es cierto que dentro del conjunto destacan especialmente canciones como Tessellate, un tema dominado por la elegante voz del cantante acompañado de una melodía electrónica a su altura, Breezeblocks o Fitzpleasure donde el grupo demuestra que tanto te puede dar una canción elegante y tranquila como de repente te puede presentar un tema completamente diferente, con mucho ritmo y aceleración, o Something Good una canción que como su nombre indica transmite pura alegría.

Espero que con estas palabras os convenza a escuchar este disco, porque si no no se como más deciros que este es el disco del año, y sino al tiempo.

NUEVO BRUNCH DOMINICAL – BRUNCH&CAKE

29 Nov

Después de tanto tiempo sin escribir vuelvo con ganas de presentaros un nuevo sitio por donde dejaros caer en Barcelona para tomar algo, desayunar, comer o merendar, solo o acompañado, se trata de Brunch&Cake, hermano pequeño de uno de los mejores locales de cupcakes de la ciudad, Cup&cake.

Los bares y restaurantes no se libran de las modas  aunque se les note menos que a la ropa, y lo que está de moda en nuestro país esta temporada son las hamburgueserías gourmet (crecen como setas en cualquier rincón que huela a moderno), las cupcakes y los brunch, como el que os recomendé hace tiempo en el Federal Café. Pues bien, Brunch&Cake une estos tres elementos y consigue destacar de sus competidores, cosa que no es fácil cuando se trata de hacerlo en algo que está de moda.

Entrar en este sitio nos transporta a Nueva York, Londres o París por nombrar algunas de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Y es que todo en este lugar está cuidado hasta el mínimo detalle para cumplir con ese propósito, mesas de madera rústica, macetas con flores, paredes blancas, sofás y una frase inscrita en un cristal que es para este sitio toda una declaración de intenciones “in grandmothers we trust”. Una frase que se toman muy enserio y lo demuestran con platos sencillos a veces, pero siempre con muy buena materia prima y detalles gourmet,  presentados además en una carta divertida con mucho ingenio y encanto.

Cuando se trata de restaurantes, no siempre es fácil juntar diseño, calidad y precios asequibles, pero aquí cumplen con nota, desde el desayuno donde disfrutar de su café riquísimo, incluyendo capuccinos con canela o cacao por ejemplo acompañados de unas buenas tostadas con mermelada, disfrutar de su cocina ininterrumpida de bocadillos, sándwiches y hamburguesas o bien merendar una de sus increíbles cupcakes. Eso sin olvidar la opción que nos brinda el propio nombre del local, un brunch imprescindible con una carta amplia que destaca especialmente por ofrecernos propuestas originales desde lo más dulce como tortitas con nutella o nocilla (para que no se enfade nadie al escoger) hasta platos salados como el serranito 2.0 (solomillo de ternera, jamón ibérico y pimiento verde frito, en pan de coca). De entre todas las apetecibles propuestas yo me decanté por el Bagel con huevos revueltos, bacon, rúcula, champiñones y aguacate con queso feta en el que estaba todo sencillamente tan bueno que es imposible decir qué destacaba más en el conjunto.

En definitiva, un local para disfrutar en cualquier momento y del que solo puede salir uno con una sonrisa, y ojo, todo por unos precios más que aceptables (¡y además la sonrisa te la regalan!)

CHEERS ELEPHANT-LIKE WIND BLOWS FIRE

10 Sep

Después de un tiempo sin escribir sobre música y tras la entrevista a uno de mis artistas favoritos ha llegado el momento de retomar una de las cosas que más me gusta, compartir con vosotros algunos de los descubrimientos musicales que puedo hacer. Sería injusto no reconocer que se trata de un descubrimiento  entre comillas  y que en este caso especialmente se trata más bien de una de las recomendaciones que con mucho gusto me hizo Guille Milkyway en su entrevista, estamos hablando de Cheers Elephant y su último disco, Like wind blows fire.

Cheers Elephant son un grupo compuesto por 4 chicos de Filadelfia que  pese a que hay que reconocer que no inventan nada con su música, suenan frescos como una cerveza con limón en un chiringuito de playa estos días. Su música gira entorno a un pop rock bastante naïve y un sonido claramente made in California en sus sencillas y pegadizas melodías y durante este 2012 han editado el que viene a ser su tercer disco de estudio en el que sus voces recuerdan por momentos a Luke Pritchard cantante de The Kooks.

Ante todo se trata de un grupo que se divierte y trata de divertirnos con su música y eso se nota en sus letras, especialmente en Thought and commonsense uno de los temazos del disco, una de esas canciones que tienen algo que hace que cada vez que la escuches te guste más y más. Pero no solo hacen música divertida, sino que sin ser contradictorio, se lo toman muy enserio con unas melodías trabajadas que beben sin complejos del sonido playero californiano que nos trajeron con éxito gran cantidad de grupos de la costa oeste americana. Todo esto se nota especialmente en canciones como Peoples, canción con la que abren el disco y con la que nos llevan desde los primeros acordes a la arena de la playa para no salir de ella durante toda la escucha, pasando por otros temas destacados como la más rockera Doing it Right o Leaves,posiblemente su mejor canción y una verdadera inyección de buen rollo. El ambiente cálido y alegre que generan sigue con temas como Party on Darwin y Get Ya! una de sus canciones más movidas y festivas.

Después de un cúmulo de canciones de esas que te hacen como mínimo insinuar una sonrisa en los labios, el grupo cierra el disco presentándonos su parte más psicodélica con tres canciones que les hace perder algo de enganche y que en mi opinión podrían haberse suprimido tranquilamente del disco, quedándonos únicamente con la primera parte de él. Pero pese a eso, esto no enturbia el buen trabajo.

Con un trabajo como este Like Wind blows fire cuesta entender que todavía no sean famosos a este lado del Atlántico pero pese a la globalización y la era de internet parece ser que todavía a muchos les cuesta dar el salto a Europa, ya sea por falta de interés del público o una estrategia de la productora que no contemple esta posibilidad, y en el caso de estos chicos tras escuchar su trabajo solo nos cabe pensar en la segunda opción y esperemos que no tarden en decidirse a dar el paso.

En definitiva, un buen disco para cerrar este veranito y el cual os animo a bajar desde su propia página web en la que lo ofrecen para descargar pagando por éste la cantidad que cada uno considere oportuna (incluso gratis).

ENTREVISTA A GUILLE MILKYWAY DE LA CASA AZUL (2ªPARTE)

15 Ago

Después de hablar en la primera parte un poco de su carrera profesional y sus sensaciones durante estos años, toca en esta segunda y última parte de la entrevista entrar en su último disco, su presencia en el próximo Día de la Música y sobre que música escucha ahora. Un placer de entrevista que podéis acabar de leer aquí o en crazyminds

Hablemos un poco de tu último disco si quieres, La Polinesia Meridional. Este ha sido seguramente tu disco más esperado y desde fuera nos da la impresión que ha sido el más cuidado de todos, eso se ha traducido en una muy buena recepción de público y critica. ¿Ha sido este el disco que más trabajo te ha dado?

Guille Milkyway: (Piensa unos segundos)Creo que no, porque aunque han pasado cuatro años no han sido cuatro años de dedicación al disco. Ha sido una dedicación similar o incluso menor al tiempo que le dediqué a La revolución Sexual. Lo que si que es cierto es que he cambiado sensiblemente algunos procedimientos que a mi me han ido muy bien y me han ayudado a sentirme más feliz con lo que hacia y por lo tanto a estar mas contento con el resultado final. Son sobretodo cambios en dos vías  en la parte musical por un lado, hasta este disco yo funcionaba creando capas de sonido lo que pasa es que esta idea me atrae y me sigue atrayendo pero eso a veces podía resultar un pelín aleatorio y uno perdía un poco el control sobre la situación y yo me daba cuenta que no llegaba al lugar donde quería haber llegado inicialmente y antes de empezar este disco cambie la metodología, pasando a tener muy clara la idea del resultado final de cada canción y permaneciendo muy fiel a esta idea, evitando en todo el proceso creativo la aleatoriedad, y eso me ha ido muy bien. La duda es que eso se pueda llegar a transmitir o no y pueda hacer mejores las canciones pero la sensación que yo tengo es mucho mejor, me siento más realizado. Por otro lado otra cosa que he cambiado es que no he sido tan espontáneo o complaciente con las letras a lo mejor, he querido pulirlas y he hecho cosas que no había hecho nunca como es borrar una letra entera y volver a empezar o darle muchas vueltas a las palabras para sentirme luego yo más identificado con éstas. Porque lo que me ha pasado muchas veces es que yo escribo cosas y luego las escucho y no me siento identificado y no me gusta escucharlo y eso me parece horrible porque para algo lo he hecho y no sentirse identificado con lo que uno escribe pues es una cosa difícil de aceptar. Entonces decidí que esto no podía ser y creo que me ha ido bien, he avanzado en este aspecto.

A mí personalmente de este disco Colisión inminente me parece una de las canciones más redondas que has hecho a lo largo de toda tu discografía. ¿Cuál crees que es la que mejor esta funcionando de este último disco en base a lo que puedes estar viendo durante la gira?

G: Si, lo que pasa es que en directo no tiene por qué ser lo mismo que lo que una persona escucha en su casa, una cosa es la escucha íntima del disco y la otra es la celebración más o menos colectiva de un concierto y más en el caso de un concierto de La Casa Azul donde todo está planteado para evidenciar aún más esa celebración colectiva. Esto lleva a que en directo me haya llevado sorpresas agradables como que una canción como es Sucumbir funciona súper bien, mejor que otras que podía pensar de antemano que iban a funcionar mejor. Pero mira, lo que tu dices si que es cierto, Colisión Inminente es una canción que cubre todo, es un tema que funciona muy bien en directo y es disfrutable en una escucha íntima también.  En el fondo Colisión Inminente es una canción muy clásica, muy disco con una sonoridad muy de los 70 y se basa mucho también en lo melódico y a mi me hace feliz que una canción así funcione porque quiere decir que no todo está perdido (risas).

Dentro de toda tu discografía, ¿Cuál es tu canción favorita?            

G: Bufff. No tengo ni idea…pero hoy por hoy hay una canción que no se si es favorita pero creo que es de las pocas que he hecho de la cual me sentiré identificado con el paso de los años y hoy en día es una de las pocas que si la escucho en algún momento sin querer, estando en un lugar y suena, la escucharía sin problemas y es algo que no me pasa con la mayoría de mis canciones, y esto me pasa con el tema Terry, Peter y yo de mi último disco.

En tus canciones suele haber referencias a grupos y artistas que escapan de la cultura musical de la mayoría, ¿consideras que la música de anteriores épocas era mejor que la actual?

G:No, para nada. Digamos que a mi me gusta más como sonaban los discos en los 60 y 70 en general que como suenan algunos ahora pero para nada. Creo que la música actual es igual de buena o mala que la que se hacía antes y cada época tiene su sonoridad y eso es un tema que evoluciona con el aspecto técnico de la grabación y luego un poco con el desarrollo de ciertas modas o corrientes estéticas musicales. Pero para nada haría esa afirmación porque no creo en ella.

Lo que comentabas acerca de esta especie de universo de a veces citar personajes de la historia de la música, nunca lo he hecho con la intención de evocar épocas pasadas o hacer gala de un conocimiento underground de la música. Simplemente para mi eso es parte de mi día a día igual que lo es tomarme un café por la mañana lo es escuchar un disco o leer la biografía de quien sea porque es una pasión mía y a mi me cuesta menos describir las cosas relacionándolas con este tipo de cosas porque es mi día a día. De todas maneras, la posible empatía que uno puede sentir escuchando una canción donde se menciona a alguien que uno a lo mejor no conozca no sale de la mención de ese personaje en concreto sino que tu puedes sentir empatía porque alguien menciona algo así y tu posiblemente tienes otra cosa que te hace evocar las mismas sensaciones y yo igual que parto de la base de que mi forma de expresarme es costumbrista y mi lenguaje es sencillo eso tiene que incluir por obligación referencias a este tipo de cosas porque son las que conviven permanentemente en mi vida. Esto es como si alguien te habla de su pasión por lo que sea y tú te sientes identificado con eso porque aunque no compartas su pasión te hace evocar el mismo tipo de sensaciones.

Para ir acabando la entrevista, el próximo día 22 de junio actúas en Madrid en el Festival del día de la música junto a grupos como Two door cinema club, Mendetz, James Blake o Sr.Chinarro entre otros. Viendo como está yendo la gira tiene pinta que les harás bailar bastante. ¿Qué esperas de este concierto?

G:Bueno, yo de entrada te diré que este tipo de eventos me provocan un poco de pánico sobretodo con la complicidad logística de esta gira la cosa en festivales se hace muy compleja de gestionar y es un estrés (risas). Además a mi me suele costar mucho estar seguro en este tipo de festivales en el que compartes cartel con gente aparentemente importante, acaba pareciendo que tienes más responsabilidad, que estás como comparándote con este tipo de grupos y la verdad es que es de las pocas cosas que me sigue costando realizar con naturalidad, especialmente en casos como este cuando en el cartel aparecen grupos grandes. Pero también la experiencia de otros festivales este año, como el SOS 4.8 de Murcia me hace pensar que algo ha cambiado porque me lo pasé bien y a lo mejor he logrado superar esto.

Por último, nos gustaría mucho que nos dijeras que música es la que ahora te acompaña y que nos pudieras recomendar uno en especial.

G:Bufff, es que realmente me acompaña mucha música. Por ejemplo hoy estaba escuchando….déjame mirarlo porque soy muy despistado para estas cosas…me gusta mucho el último disco de Plushgun que es un tío americano que empezó haciendo música en su habitación y ha sacado un disco nuevo ahora que es súper chulo, y escuchaba el otro día también el disco de Cheers Elephant que también me gusta mucho. Últimamente escucho mucho también lo último de The Candle Thieves que me recuerdan un poco a Ben Folds Five que es un grupo muy favorito mio y luego cosas clásicas que no tienen nada que ver como Aldemaro Romero, un músico venezolano que he estado escuchando mucho estos días.

Y un disco para recomendarte, pues… (piensa)… Hay un hombre que me encanta que se llama Bryan Scary, hace discos súper chulos mezclando muchas cosas pero en especial el último, Buffy’s Elixir (Paper Garden Records, 2012). Este es el típico disco de lo que hablamos un poco, en el que se mezclan muchas cosas pero todo está muy bien hecho y se entremezcla muy bien. Y otro disco que me apasiona, ya se me olvidaba, es el último de The explorer’s club que es así como muy “beachboyano” y es el típico disco en el que están todas las cosas que me apasionan.

Y para acabar la entrevista y aprovechándonos de tu buen gusto, ¿qué libro nos recomendarías?

G: Buf, la verdad es que no leo mucho últimamente. Vamos últimamente desde que tengo hijos (risas). Pero te voy a recomendar un libro diferente, porque siempre parece que todo tengan que ser novelas y ya que mi pasión es la música te voy a recomendar uno aparentemente muy técnico pero muy interesante para todo aquel que quiera hacer música en su habitación que se llama Recording The Beatles, todo un clásico del género que hoy en día solo se puede comprar por internet. Para mi al menos es el libro de cabecera que me ha enseñado todo lo que se de la parte técnica de la música.

Pues Guille, desgraciadamente para mi ya hemos acabado, ha sido un verdadero placer volver ha hablar contigo después de tanto tiempo y tener una conversación musical tan agradable.

G:Pues muchas gracias de verdad porque a veces parece que a uno le hagan una entrevista sin pararse a pensar las preguntas y cuando ocurre lo contrario como ahora pues es gratificante así que el placer es mutuo.

ENTREVISTA A GUILLE MILKYWAY DE LA CASA AZUL (1ªPARTE)

25 Jun

El pasado diciembre La Casa Azul publicó su último disco, La Polinesia Meridional, convirtiéndose este en uno de los discos nacionales del año. Ese disco lo comenté por entonces aquí con mucho cariño y ahora he tenido la oportunidad de entrevistarlo gracias a Crazyminds, la revista online musical en la que colaboro y a la que tengo que agradecer la oportunidad de brindarme momentazos como ha sido este, poder hablar tranquilamente con uno de mis artistas favoritos desde hace años, Guille Milkyway.  Durante algo más de 40 minutos hemos podido charlar  sobre el disco, su evolución musical y especialmente sobre la pasión por la música y su particular manera de entenderla. Fue todo un placer poder compartir una conversación que se alargó más de la cuenta, y es que si te sientas a hablar con Guille de música, ¡puedes pasarte días! Os dejo con una selección de lo mejor de la charla.

La entrevista la podéis leer en crazyminds o aquí a continuación.

Recuerdo que la primera vez que hablamos, hace casi 10 años en un bar de Barcelona (el Sweet Bar) en el que habías ido a pinchar, había no más de 15 personas, hoy sin duda eso sería imposible de repetir, ¿Cómo recuerdas esa época?

Guille Milkyway: Bueno no te creas, según como plantees las cosas eso puede pasar pero supongo que lo dices en cuanto a que el grupo ha ganado en aceptación. Pero bueno  yo todo esto lo he vivido de una manera muy muy natural. Hay una parte muy importante en todo esto y es que yo siempre intento tener muy presente que mi trabajo creativo no debe depender nunca de si le interesa a más o menos gente, porque esto tan pronto sube como baja y si uno tuviera que estar permanentemente modulando el tono según la cantidad de gente que hubiera sería una locura.

En cuanto a lo que te decía de depende es que bueno, posiblemente hoy podría suceder que yo volviera a pinchar en un local como Sweet bar  en una sesión de tarde tranquila o estar allí de residente una vez a la semana o cada dos y que al final la gente que estuviera allí no fuese mucha gente, a lo mejor mucha gente te viene a ver en directo o mucha gente escucha tus discos pero no a toda la gente le interesa una sesión de bossa-nova.

Esa misma noche recuerdo que me comentaste que habías vuelto de Japón y que era una pasada, que allí la gente se volvía loca con tu música, ¿cómo está funcionando por allí el último disco?

G: Bueno la verdad es que no tengo ni idea porque como los discos nos funcionan en general… (risas). Antes era más fácil analizar estas cosas porque yo me acuerdo que igual un 20% de lo que vendíamos venía de Japón, Corea del Sur y Singapur. Pero hoy en día ese tipo de análisis no los puedes hacer porque apenas se venden discos. Lo que si que tengo claro es que para nosotros a nivel logístico es muy complicado trabajar en varios mercados a la vez porque somos un grupo pequeño, en un sello pequeño llevado por muy poca gente y se tienen que concentrar los esfuerzos en algún sitio. Me acuerdo que en algún momento con el sello tuvimos esta conversación y concluimos que no podíamos desarrollar al grupo en el mercado asiático. Y la verdad es que es una pena porque para mí…nose, es que parece que siempre se obvie lo pequeño, para mi ir a Japón y estar tocando en una sala con 500 personas es un impacto fuerte, pero posiblemente es una cosa muy pequeña. Y eso es lo mismo aquí, toda la vida ha parecido que todo lo que no sucede en el mainstream parece que no exista a veces, que sea muy underground y las cosas no son así, las cosas pequeñas también pasan. Y en Japón un poco la sensación fue esa, recuerdo que la primera vez que llegamos allí pinchábamos en una sala muy chiquitita, donde a lo mejor había solo 100 personas pero fue todo tan intenso, una explosión emocional tan fuerte que lo vivimos como el fin del mundo. Y para mi ese es el tipo de cosas que suelen ser muy reconfortantes, independientemente de que haya 20.000 personas o haya 20 la intensidad con la que se viven las cosas es lo que lo hace de verdad. Por ejemplo en esta gira hubo un concierto en Granada donde no fue mucha gente, a lo mejor éramos 300 personas pero fue uno de los conciertos en el que mejor me lo he pasado de toda la gira, fue súper intenso y eso es lo que a mi me hace feliz.

¿Qué parte de tu mundo te gusta más la de la composición ya sea para televisión, anuncios o cine o bien el proyecto de La Casa Azul, y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?   

G: Bueno son cosas muy diferentes, digamos que están las cosas por encargo y las que no y dentro de la de por encargo lo dividiría entre los encargos con un contenido artístico importante y los que no lo tienen y por lo tanto no tienen implicación emocional. Por este orden evidentemente los que prefiero son los que tienen más implicación personal no de encargo, luego los que son más o menos de encargo con implicación emocional y por último los encargos sin implicación emocional. Lo que pasa es que curiosamente de los que uno menos puede prescindir es de lo que no tienen mucha implicación, y uno tiene que ser muy cauto en esto y yo al menos hace algunos años hice como una especie de lista en una hoja de papel con lo que podía hacer y lo que no para poder vivir tranquilo, sin sentirme culpable. Yo es que creo que tengo una responsabilidad porque tengo la suerte de poder dedicarme a esto y entonces no sería justo ni éticamente aceptable si decidiera tirar todo eso por la borda haciendo solo cosas que no me implican ni emocional ni artísticamente. Pero a veces tienes que hacer lo otro, porque se necesita una fuente de ingresos y más hoy en día. Por eso muy importante tener un equilibrio, en mi caso intento no hacer más de dos trabajos al año que no me aporten mucho y no mi impliquen y dedicar el resto a lo que si que me implica.

Por otro lado la historia de la música esta llena de artistas que han hecho mucha música comercial y eso con el tiempo forma parte de la cultura pop aunque lo que inicialmente dispare eso no sea muy aceptable desde el punto de vista artístico lo cierto es que eso al final sobrevive al margen del motivo por el que se hizo, como por ejemplo a mi me encanta una canción de Roger Nichols y Paul Williams, We’ve only just begun que la cantaron los Carpenters y resulta que esa canción se hizo para un anuncio de una compañía de seguros y si realmente fuésemos muy puristas la canción no seria disfrutable, pero a mi me aporta y eso puede pasar con alguna canción que yo haga por encargo. Pero bueno, lo que está claro que en el mundo ideal posiblemente yo decidiría al 100% todo y ahora cosas que yo no acabo de decidir.

Hace unos años afirmabas que te costaba mucho pasar de los comentarios en los que llamaban ñoña a tu música, que estabas a la defensiva ante estas cosas y siempre tratabas de justificarte. En mi opinión, esto ya es parte del pasado, te has ganado el respeto del panorama nacional, ¿qué opinas tu?

G: La verdad es que no hago un análisis de si tengo más credibilidad ahora que antes, yo siempre he creído que la persistencia en la apuesta creativa de cada cual es lo que hará que uno sea creíble. Puede que ciertos clichés o expresiones artísticas de entrada no vayan a tener un apoyo a nivel de credibilidad y verse valoradas respecto a otras, pero la persistencia sobretodo en el tiempo hace que al final en general se entienda que aquello es real y que nadie está intentando hacer un papel ni es un hype sino que simplemente uno hace lo que quiere hacer independientemente de la forma que a veces puede parecer poco creíble.

Aunque pese a que como te digo no hago mucho el análisis, la verdad es que si que percibo un poco de relax a la hora de esto pero sobretodo lo que he hecho es un trabajo muy personal porque lo que no puede ser es que a mi todo me afecte porque si no es que uno no vive tranquilo. Yo soy súper consciente de que mi música puede irritar a mucha gente igual que a mi o a ti no nos gusta mucha otra y otra nos parecerá maravillosa porque la percepción de la expresión artística es íntimo e intransferible. Lo que si que es cierto  es que antes era diferente, yo me tuve que aplicar mucha disciplina a la hora de empezar a entender que no podía estar justificándome por todo y de que las cosas no me podían afectar tanto entonces yo hace ya muchos años opté por no leer nada nunca más sobre mi en la medida de lo posible, ni leer ni escuchar. La decisión la tomé hace años cuando estuve a una especie de terapia porque soy una persona hipocondríaca y a pesar de que la hipocondría parece algo divertido pues hubo una época de mi vida en la que lo pasé muy mal y me afectaba en el día a día hasta el punto de que no me levantaba de la cama. Entonces estuve haciendo terapia debido a esto y recuerdo que la persona con la que estaba me decía que sobretodo no mirase nunca nada en internet sobre una enfermedad y en ese momento decidí que debía aplicar lo mismo en la música y desde entonces no he buscado nada acerca de mi en internet ni he leído nada en ninguna revista ya sea bueno o malo, porque lo bueno a veces puede tener un doble impacto puede ser una cosa muy amable y que luego te afecte por otro lado. Y la verdad es que me ha ido muy bien no escuchar lo que se pueda decir de lo que hago, y creo que es lo más natural.

Yo creo que todos tenemos un grupo que nos cambia, musicalmente hablando, en mi caso podemos decir que La Casa Azul fue este grupo y por eso mi blog personal se llama 3martinisyartepop, ¿Recuerdas tu cuál fue ese grupo que te cambió?

G: Uff! Es que hacer afirmaciones categóricas sobre esto tiene el peligro de que luego lo pienses mejor y digas: ¡ay ostras pero luego aquel otro también!

Yo recuerdo algunos momentos en mi vida, pero lo que si que es cierto es que hay un momento súper claro en mi vida que es cuando escuché a Pizzicato Five. Fue un momento en el que pareció que todo tenia sentido y entendí muchas cosas, el desprejuicio que yo escuchaba en la música de un grupo así me hacia empalizar tanto y conectar tanto que entendí que muchas de las ideas que estaban en mi cabeza podían tener sentido y me ayudo a desarrollarme de una manera muy natural en la heterodoxia porque veía que había grupos que lo hacían de una forma como muy bien hecha también y que por lo tanto las cosas no dependían de si son ortodoxas o no, sino que depende de como uno las hace y como las hace dándole sentido propio. De pequeño también recuerdo que me cambiaron mucho The Beatles pero ya te digo, el momento de Pizzicato Five coincidiendo con un momento bastante culminante de mi adolescencia fue como una luz que se enciende y no se apaga.

ESPECIAL SANT JORDI 2012 – ¿QUÉ LIBRO REGALAR? (PARTE II)

19 Abr

Después de hablaros en la primera parte de este post de dos novelas escritas de una manera sencilla pero dura en esta segunda y última parte de este especial Sant Jordi 2012 me gustaría recomendar dos libros bien diferentes enfocados a un público más joven, especialmente el cuento evidentemente.

CREZCO – BEN BROOKS

Odio a Ben Brooks, y mucho. Lo odio porque con 19 años que tiene ya ha publicado 5 novelas e entre las que destaca Crezco la primera que se publica en nuestro país.

Centrándonos en el libro, Crezco es una novela que en formato de diario nos adentra en primera persona a través de Jasper en la adolescencia: el sentimiento de inadaptación, la falta de interés por el futuro y las responsabilidades (como el propio protagonista dice, solo vale la pena estudiar para tardar más en incorporarse al mundo laboral), lo extraño que resultado todo a veces y en definitiva lo complicado que resulta crecer.

Hasta aquí parece una novela generacional al uso, pero donde reside su encanto es en la facilidad con la que el autor transmite todos esos sentimientos rodeándolos de las ansías de sexo, las drogas y una buena dosis de ironía pero escrito en todo momento de una manera muy fresca. Todo esto lo convierte en un libro recomendable para todos los que hayamos pasado por esa extraña etapa tan difícil de entender y también para los que las estén pasando, aunque ojo, quizá sobre en mi opinión un uso excesivo de las drogas en esta versión de la adolescencia.

YO MATARÉ MONSTRUOS POR TI – SANTI BALMES Y LYONA

Si eres fan de Love of Lesbian, ya sabrás quienes son los autores de este cuento y querrás por tanto comprarlo pero para los que no lo soys (aún) comentaros que Santi Balmes es el cantante y compositor de uno de los grupos del momento y Lyona (Marta Puig) una de las diseñadoras gráficas del momento en el mundillo pop. Juntos han decidido aventurarse a publicar su primer cuento, aportando cada uno de ellos sus principales armas: Santi su maravilloso mundo interior que nos transmite a través de sus canciones y Lyona con su universo de ilustraciones sencillas pero preciosas.

El cuento gira entorno a Martina una niña que tiene miedo a los monstruos y Anitram una monstruita que por el contrario tiene miedo a los humanos, pero ambos descubren que el miedo se debe a la falta de conocimiento y solo con él se puede reducir.

Un cuento precioso que tras convertirse en todo un éxito las pasadas navidades es una maravillosa manera de introducir a hijos y sobrinos en el mundo de los libros.

ESPECIAL SANT JORDI 2012 – ¿QUÉ LIBRO REGALAR? (PARTE I)

17 Abr

En vistas de que uno de los post más visitados de mi blog es el de Sant Jordi 2011 y aprovechando que estamos a menos de una semana de uno de mis días favoritos del año, me gustaría presentaros algunas de mis propuestas literarias favoritas para regalar este año. Aunque claro está que también os recomendaría cualquiera de los libros de mi post de hace un año si es que aún no los habéis leído o regalado.

LA SENDA DEL PERDEDOR –  CHARLES BUKOWSKI

El primero de los libros que propongo es uno de mis favoritos, un libro descarado y sencillo que nos permite adentrarnos en la obra de uno de los escritores malditos más reconocidos de la literatura americana, Charles Bukowski.  El libro nos presenta la infancia y adolescencia de Henry Chinaski, alterego del propio escritor y eje de casi toda su obra. Chinaski es un fracasado en el más estricto significado de la palabra, un antihéroe que muestra que no todo el mundo disfruta del sueño americano y Bukowski lo muestra sin reparo alguno en detalles pero a la vez sin caer en ningún tipo de juicio moral.

Si os gustó El guardián entre el centeno con su sencilla y directa prosa y su carismático personaje Holden Cauldfield no podéis dejar de leer esta novela en la que Bukowski reconoce su inspiración en esa magnifica obra, pero convirtiéndola en una historia oscura y preciosa a la vez.

LA INMORTALIDAD – MILAN KUNDERA

Milan Kundera seguramente no es un autor especialmente reconocido entre las generaciones más jóvenes, sobretodo si tenemos en cuenta que su última novela salió a la venta hace ya más de diez años y la que me dispongo a proponeros, La inmortalidad, fue editada en 1988. Pero este es uno de esos autores a los que llegas casi por casualidad, bajo recomendación claro está, y te abre un mundo nuevo, una manera diferente de ver las cosas. En eso es en lo que se basa el autor para desarrollar sus obras y en especial ésta, en pequeños detalles, gestos que le llevan a reflexionar sobre grandes temas como el amor, la política o la posibilidad de la inmortalidad a través del arte o del recuerdo de un momento.

Por tanto podemos decir que se trata de un novela que escapa de una estructura lineal para utilizar las diferentes situaciones que les suceden a los personajes y dar rienda suelta a la enorme capacidad del  autor para reflexionar sobre temas profundos de manera brillante, con un lenguaje fácil y frio en muchas ocasiones. Es decir, para Kundera la novela no es más que un medio, un vehículo en manos del autor para llegar hacía una reflexión de manera casi natural.

Todo esto exige al lector una gran concentración en el texto para no perderse ni un ápice de las ingeniosas reflexiones y por tanto no recomendaría leer esta novela en el metro por ejemplo, sino tranquila y pausadamente en casa donde disfrutar y pensar en lo que se lee.