Archive | Música RSS feed for this section

LO MEJOR DE 2013: LEÓN BENAVENTE

18 Dic

León Benavente es un grupo de debutantes compuesto por Abraham Boba, Luis Rodriguez, Edu Baos y César Verdú, que a mediados de este año nos han presentado su primer disco de título homónimo. Si decimos esto no estamos diciendo ninguna mentira pero la verdad es que nos quedamos bastante fríos, imaginándonos seguramente a cuatro chavales que después de un tiempo de ensayos han conseguido grabar su primer álbum con la esperanza de hacerse un pequeño hueco en el panorama nacional.

Pues bien, nada más lejos de la realidad. Seguramente sus nombres no nos suenen a casi nadie pero estamos hablando de cuatro reputados músicos de la escena independiente de este país, se trata de algunos de esos nombres imprescindibles en este mundillo pero que hasta la fecha siempre han vivido en la sombra, Boba y Rodriguez como fieles escuderos de Nacho Vegas en su grupo, y Eduardo Baos y César Verdú como productores en numerosos trabajos nacionales además de miembros de Tachenko y Schwarz respectivamente.

En definitiva hablamos de músicos curtidos, que están de vuelta de casi todo y cuya intención formando este grupo anda muy lejos de hacerse un hueco en el indie patrio, sino que más bien persigue un amor por la música y las ganas de expresarla. Y es esto precisamente lo que es su carta de presentación, un disco compuesto por 10 temas en algo más de media hora de pop-rock serio y maduro que se disfrutan de principio a fin convirtiéndolo en el que para mí es el disco del año.

Hoy en día resulta bastante difícil encontrar un disco de esos que entren suavemente y de primeras y en el que solo tengas que apretar el play y despreocuparte de escoger una canción o saltarte otra hasta que acabe el disco, y este álbum lo cumple a la perfección. Las canciones son redondas, haciéndose notar la experiencia del grupo tanto en la producción como en el sonido y acompañan todo esto de letras con cierto poso, que sin decir nada nuevo nos regalan frases ingeniosas y elaboradas todas ellas con trasfondo de la situación actual que vivimos, tocando desde la monarquía de una manera elegante en el enorme tema El Rey Ricardo hasta la situación política actual pero sin ser ni de lejos algo parecido a canción protesta.

Con todos estos ingredientes y pese a lo poco que me gusta comparar un grupo con otros o buscar referencias, muchas veces acaba siendo imposible no encontrar un recuerdo a otra canción o grupo y en el caso de León Benavente todo me lleva hacia Standstill. Aunque es verdad que Standstill tiene un estilo mucho más grave y a veces rebuscado en su música que no tiene este grupo, tanto los orígenes de ambos grupos como la perfección y madurez de su música me hacen ver paralelismos entre ambos grupos.

Dicho todo esto podéis entender que en mi opinión la propuesta de este cuarteto de “obreros” de la música es uno de esos discos de obligatoria escucha donde destacan temazos como Ánimo Valiente, Estado provisional, El Rey Ricardo y por encima de todas estas Ser Brigada, un tema que nos lleva a una carretera a toda velocidad con una melodía y una letra con mucho poder que recuerda la enorme Toro de El columpio asesino (de hecho en ella colabora la vocalista de este grupo Cristina Martinez).

Entrevista a Two Door Cinema Club: “Hay que estar siempre en la mente del público, que no te olvide, es la época del aquí y ahora”

16 Ago

Aprovechando que estábamos cubriendo el Low Cost Festival para Crazyminds ,  y gracias a ellos tuvimos la oportunidad de hablar con uno de los grupos internacionales del momento, Two Door Cinema Club, y en concreto con Sam Halliday, su guitarrista. Os transmitimos lo que nos contó esa noche…

Sam+Halliday+Coachella+Valley+Music+Arts+Festival+XTg0ENnMc8ql

Aprovechando que estábamos cubriendo el Low Cost Festival, tuvimos la oportunidad de hablar con uno de los grupos internacionales del momento, Two Door Cinema Club, y en concreto con Sam Halliday, su guitarrista. Os transmitimos lo que nos contó esa noche…

Crazyminds: Hace tres años hicisteis vuestra primera gran actuación en un festival de verano en España en el FIB de Benicàssim formando parte del cartel, pero casi no se os veía entre todos los nombres y no eráis tan conocidos en España por aquel entonces. En unas horas, sin embargo, haréis vuestra primera actuación en el Low cost como cabezas de cartel. ¿Qué ha cambiado en tres años para pasar de ser poco conocidos a cabeza de cartel? ¿Qué esperáis de este concierto?

Sam Halliday: ¡Es cierto! Estamos ahí en letras grandes ahora (risas). Realmente es difícil decir qué ha cambiado en estos tres años, parece que ha pasado mucho más tiempo. Cuando fuimos al FIB, como dices, éramos poco conocidos, y estábamos presentando nuestro primer disco que nos ha llevado hasta aquí. Supongo que lo que ha cambiado es que, desde entonces, no hemos parado de tocar en muchísimos conciertos tratando de mostrar nuestro sonido por allí donde íbamos, disfrutando siempre de cada uno de los momentos vividos.

En cuanto a esta noche (por el concierto del Low Cost), pues realmente no sé qué decirte, ya que es nuestra primera vez en el Low Cost. Sabemos que es un festival de público joven y con ganas de divertirse, con lo cual esperamos que se diviertan y que nosotros también lo hagamos.

C: ¿Tenéis previsto quedaros después de vuestro concierto a escuchar algún otro grupo?

S.H.: ¡Sin duda! Si te digo la verdad, hace poco que hemos llegado aquí y no tengo claro qué grupos tocan después de nosotros, pero ten por seguro que después de nuestro concierto trataremos de disfrutar de la noche de conciertos. Además, es mi cumpleaños, así que ya sabes, cogeremos unas cuantas bebidas, estaremos con amigos y bailaremos todo lo que podamos.

C: Por lo que parece, si revisamos vuestro último año y medio, habéis dado la vuelta al mundo de gira, ¿no da vértigo?

S.H: Uff…totalmente. Han sido muchos conciertos en muchos países diferentes y en poco tiempo. Realmente no te das cuenta de ello hasta que te paras a pensar y haces un repaso y ves dónde estábamos hace 3 años. Pero apostamos mucho por los directos del grupo y eso conlleva no parar de girar.

C: Os he escuchado decir en alguna entrevista que, en estos dos últimos años, el máximo tiempo que habéis descansado han sido dos semanas seguidas, ¿no es eso un riesgo para la convivencia de la banda y para el proceso creativo?

S.H: (Risas) Realmente lo es. Nos hemos enfadado muchas veces durante este tiempo entre nosotros, pero es lógico pasando tanto tiempo juntos. Como te decía antes, hemos apostado mucho por el directo del grupo y eso conlleva algunas desventajas como la que comentamos pero es que hoy en día es muy difícil, el mundo de la música está cambiando mucho y tienes que estar siempre en la mente del público, porque si no corres el riesgo de que la gente se olvide de ti rápidamente y pierdas todo lo ganado durante estos tres años. Es el gran problema de vivir la época del “aquí y ahora” donde nos ha llevado internet. Está claro que esto además afecta al proceso creativo. A mí me encantaría estar un año componiendo con el grupo, pero como te digo es muy difícil.

C: En mi opinión, este segundo disco es más pausado y maduro que el anterior, sin abandonar vuestra vertiente más fiestera. Según parece, decís que Jacknife Lee es uno de los grandes responsables de esta evolución, ¿hasta qué punto es importante el papel de un productor?

S.H: Sí, Jacknife Lee ha sido muy importante a la hora de grabar este disco. En cuanto a su papel, la verdad es que no es fácil describirlo. Es una persona que no toma decisiones, o aparentemente no lo hace, nos deja hacer a nosotros, permite que todo fluya de manera suave. Por ejemplo, mientras grabábamos el disco surgían muchos debates entre nosotros sobre cómo debía sonar esta canción o esta otra, y en esas situaciones es donde su papel era muy importante dejándonos hablar a todos y haciéndonos escucharnos entre nosotros, dando importancia a todos los puntos de vista y haciéndonos llegar a un punto en común que siempre era el mejor para el grupo.

También es muy importante su papel respecto al sonido, tiene una enorme facilidad para convertir en sonido lo que nosotros tenemos en la cabeza. Por ejemplo, hubo un momento en el que yo quería que mi guitarra sonara como a papel (risas), por raro que parezca, y en cuanto se lo dije, él no se sorprendió sino que se puso a trabajar y en nada consiguió que el sonido que tenía en mi cabeza fuese exactamente el mismo que logró él.

C: Hace no mucho reconocisteis que en enero de 2014 tenéis previsto entrar a grabar el que será vuestro tercer disco. ¿Podéis darnos alguna pista sobre el sonido que perseguirá este nuevo trabajo? ¿Trabajaréis de nuevo con Jacknife Lee?

S.H: Es cierto que comentamos eso hace no mucho, pero ahora mismo no puedo confirmarte nada. Nuestra idea es entrar a grabar en 2014, pero es difícil asegurar nada, tenemos todavía unos cuantos conciertos por delante y necesitamos descansar un poco también. En cuanto a la producción, te digo lo mismo, nos encantaría trabajar con Jacknife, pero sinceramente todavía no hemos hablado con él. Tendremos que ver si conseguimos cuadrar fechas y si es lo mejor para todos.

C: Habéis llegado al éxito siendo bastante jóvenes y con vuestro primer disco. ¿Cómo os veis dentro de 20 años: grabando discos, produciéndolos…o lejos de la música?

S.H: (Risas) La verdad es que hemos tenido mucha suerte de llegar arriba tan pronto, pero evidentemente ha sido con mucho esfuerzo y seguimos trabajando mucho. De hecho, hemos trabajado tanto que parece que llevemos en esto más tiempo del que realmente llevamos. De todas maneras, dentro de 20 años esperamos seguir grabando discos pero lógicamente con mucha más tranquilidad, pudiendo hacer giras más cortas y selectivas y dándonos más tiempo para grabar y experimentar.

C: Se habla de vosotros como de un grupo destinado a llenar estadios. ¿Qué os parecen estas opiniones? ¿Os veis llenando estadios o por el contrario preferís tocar en salas más pequeñas?

S.H: La verdad es que durante esta gira hemos actuado en muchos festivales en escenarios que es lo más parecido a tocar en un estadio. Tocar en grandes escenarios tiene sus ventajas, tienes más libertad de movimientos y llegas a más gente, que al final es la finalidad de los festivales, pero la verdad es que no es la mejor manera de tocar. Muchas veces, cuando estás en grandes escenarios, cuesta mucho conectar con el público, están muy lejos y muy dispersados, y eso hace difícil que se viva el sentimiento mutuo de disfrute que sí que te dan las salas, donde ves las caras entre el público, cómo disfrutan con una tema en especial o con un trozo de esa canción y eso te llena más.

Por ejemplo, recuerdo en Barcelona hace casi tres años cuando actuamos en la sala Razzmatazz. Fue increíble, la sala estaba llena hasta los topes y estaban todos muy cerca, delante, por los lados, arriba, y eso nos llevó a hacer un concierto genial donde todos nos lo pasamos en grande y saltamos y sudamos sin parar. Esperamos volver pronto, la verdad.

C: ¡Y nosotros esperamos que lo hagáis! Aprovechando que dices esto, durante las últimas semanas, hemos tenido numerosas confirmaciones de giras por España este otoño de artistas como Arctic Monkeys, Editors, Miles Kane o Biffy Clyro entre otros. ¿Podremos veros por aquí en gira por salas próximamente? 

S.H: Definitivamente no (risas). No durante lo que queda de año. En cuanto acabemos la gira tenemos pensado darnos unas vacaciones en septiembre y además yo me caso, por lo que va a resultar imposible realizar una gira por salas en 2013, aunque tenemos ganas y veremos si podemos hacerla el año que viene.

C: Ya para acabar, con una gira tan larga y con tantas horas de avión, ¿cómo matáis el tiempo? ¿Algún grupo que estéis escuchando y podáis recomendar? ¿Algún libro? 

S.H: Pues si viajamos en avión aprovecho para ver alguna de las películas que suelen ofrecer a bordo y escuchar música, pero desde que me compré un Ipad aprovecho bastante para grabar sonidos con una app que me compré que me ayuda a componer. En cuanto a grupos que esté escuchando ahora…soy bastante despistado para los nombres, estoy escuchando un grupo australiano ahora que suenan genial, pero me pillas porque no me acuerdo del nombre (risas). En cuanto a libros, si te digo la verdad el último libro que empecé fue 50 Sombras de Grey (risas). Lo empecé porqué me lo recomendó mi hermana, pero en cuanto vi de qué iba evidentemente lo dejé, lo que me ha enseñado que no me puedo fiar de mi hermana en cuanto a recomendaciones literarias. Quitando esto, últimamente he estado leyendo a Hemingway, disfruté mucho con El viejo y el mar.

Gracias nuevamente a Crazyminds por darme la oportunidad de hablar con el grupo. Os animo a todos a visitar la página.

THE STROKES-COMEDOWN MACHINE

27 Mar

¿Nuevo disco de The Strokes? Esta es la pregunta que muchos nos hacíamos hace solo unos meses con cara de sorpresa y un deje de desconfianza creciente. Después de un Angles (RCA,2011) que generó todo tipo de impresiones y opiniones, aceptado por muchos y odiado por otros pero nunca considerado un gran disco, la verdad es que cuesta no adentrarse en la escucha de su nuevo material sin como mínimo algo de pereza, la pereza de saber que no va a ser ni la mitad de bueno que sus dos primeros trabajos.

Pues bien, después de dos años los chicos han decidido reunirse (y esta vez de verdad, nada de grabar a distancia e intercambiar opiniones por email como hicieron en Angles) para tratar de volver a divertirse juntos y hacer música a la altura de su pasado. La pregunta que uno se puede hacer ahora leyendo esto es, ¿lo han conseguido? Eso es lo que trataré de responder en las próximas líneas compartiendo mis impresiones sobre su nuevo trabajo.

Pues bien, después de dos años los chicos han decidido reunirse (y esta vez de verdad, nada de grabar a distancia e intercambiar opiniones por email como hicieron en Angles) para tratar de volver a divertirse juntos y hacer música a la altura de su pasado. La pregunta que uno se puede hacer ahora leyendo esto es, ¿lo han conseguido? Pues ahí es donde la gente está opinando de manera desordenada, nos gusta, no nos gusta, no lo sé o muerte a la voz en falsete de Julian Casablancas…opiniones hay de todos los colores (viva el tópico) pero lo que está claro es que leyendo por internet aún no he encontrado ningún medio que diga claramente que le gusta el nuevo rumbo musical de los de Nueva York.

Entrando a escuchar el disco lo primero que notamos cuando empieza a sonar su primer tema, Tap Out, es que nos espera un álbum enfocado claramente a la corriente musical de los 80 llena de guiños a grupos de esa época. Esta sensación se interrumpe un poco con uno de los singles que nos anticiparon hace unas semanas, All the time, una canción que pese a no poder incluirla entre sus mejores canciones si que recupera el sonido inicial de la banda hasta el punto de ser un tema que nos podría recordar a New York city cops tema de su primer y genial Is this it (RCA,2001). Esta sensación desaparece de golpe con los primeros acordes de One way trigger, el otro de los singles que nos anticiparon, que podía ser un ejemplo de libro del intento de evolucionar de este grupo y las luchas que se encuentran por el camino entre el estilo de Casablancas, repleto de sonidos electrónicos y teclados Casios que ya disfrutamos en su disco en solitario Phrazes For the Young (RCA,2009), y el de Albert Hammond Jr. en el que destacan las guitarras. Se trata de una canción con una melodía alegre que vale, sí, recuerda demasiado al Take on me de AHA pero aun así se convierte en uno de los mejores temas del disco, pasando por empezar odiándola gracias a los falsetes de Julian a acabar disfrutándola gracias a esa melodía retro pegadiza.

El resto del disco sigue la tendencia marcada por los tres primeros temas, destellos de los mejores años de The strokes, que a estas alturas ya no parece descabellado reconocer que han pasado ya, acompañados con flirteos con el sonido ochentero y con el camino tomado por Julian en su etapa en solitario. De entre las canciones que nos recuerdan al pasado glorioso del grupo hay que destacar Welcome to Japan, en ella Julian recupera su voz desganada característica y el resto lo hace una muy buena melodía en la que todo suena perfecto, convirtiendo este tema en el mejor del disco y ganándose una plaza en un futuro recopilatorio de grandes éxitos del grupo. Junto con ella está 50/50, voces distorsionadas guitarras trabajando y rock que nos hace creer que aún hay esperanza, y Partners in crime un tema con mucho ritmo de los que merecen más escuchas, que nos despierta de nuevo y nos hace olvidar otros como 80’s Comedown Machine, balada que puede tener el honor de ser una de las peores canciones de la discografía, o Slow animals una canción de relleno donde solamente podemos destacar un buen solo de guitarra.

Al principio de esta crítica preguntaba si con este disco han conseguido no solo volver a parecer un grupo unido sino hacer música a la altura de su nombre. Pues bien tras escuchar varias veces Comedown Machine uno como mínimo no puede negarles las intenciones pero no deja de darle vueltas a la idea de que esto parece un CD de caras B, de pistas no seleccionadas de sus primeros discos juntamente con otras nuevas, en las que Julian ha tenido vía libre de experimentar con los sonidos ochenteros que tanto le gustan y sobre los que no se mueve nada mal. En definitiva, The strokes como todo gran grupo tiene discos buenos, no tan buenos e incluso malos y este lo podemos colocar entre los no tan buenos pero eso si, siempre nos dejarán en cada una de sus entregas dos o tres temas que podemos incluir en un buen grandes éxitos, como los que hacían los personajes de la gran película Alta Fidelidad.

Os dejo el vídeo que han preparado para presentar el disco con el single All the time, una bonita recopilación de imágenes de cuando realmente se lo pasaban bien:

ALT J – AN AWESOME WAVE

11 Dic

Cuatro chicos de Leeds que se conocieron en la universidad llegan y graban un disco debut que se convierte en uno de los discos del año, así sin más. Tan fácil de decir y tan difícil de hacer. Lo que está claro es que este tipo de discos son los que al menos al que escribe, le hacen disfrutar y sentir algo especial cuando escucha un grupo desconocido para sus oídos y darse cuenta que lo que escucha le gusta mucho, que digo mucho, que es impresionante. Pues esa es la sensación que a uno le queda cuando escucha An awesome wave, el disco debut de estos chicos llamados con originalidad ALT J queriendo representar la letra Delta del alfabeto griego que aparece en un Mac cuando aprietas las teclas ALT y J a la vez.

alt-j-an-awesome-wave-L-eBj6QE

Clasificar el sonido de este disco es una tarea muy complicada, suena electrónico junto con un poquito de trip-hop, voces góspel, instrumentos folk y sin dejar de lado una ración de pop-rock alternativo. Si ya resulta difícil decir qué estilo musical es, podéis imaginaros como es compararlos con otros grupos de renombre, recuerdan al mejor Moby en algunas canciones, con un poquito de Radiohead en su vertiente experimental. Pero no nos engañemos, todo esto nos da lo mismo, lo que nos interesa es que son muy buenos y lo difícil que es ubicarlos musicalmente solo significa que son un grupo que ha conseguido en su disco debut lo que suele ser la tarea más difícil, un sonido propio. Y en esto es en lo que me recuerdan a los The XX del primer disco, donde uno tenía la sensación de estar escuchando algo muy bueno, muy cuidado y necesitaba compartirlo con alguien.

Centrándonos en la escucha del disco, de entre sus 14 canciones no es fácil quedarse con una, y es que todo empieza con una Intro de dos minutos que ya te hace entrever que lo viene es de mucha calidad, pero si que es cierto que dentro del conjunto destacan especialmente canciones como Tessellate, un tema dominado por la elegante voz del cantante acompañado de una melodía electrónica a su altura, Breezeblocks o Fitzpleasure donde el grupo demuestra que tanto te puede dar una canción elegante y tranquila como de repente te puede presentar un tema completamente diferente, con mucho ritmo y aceleración, o Something Good una canción que como su nombre indica transmite pura alegría.

Espero que con estas palabras os convenza a escuchar este disco, porque si no no se como más deciros que este es el disco del año, y sino al tiempo.

CHEERS ELEPHANT-LIKE WIND BLOWS FIRE

10 Sep

Después de un tiempo sin escribir sobre música y tras la entrevista a uno de mis artistas favoritos ha llegado el momento de retomar una de las cosas que más me gusta, compartir con vosotros algunos de los descubrimientos musicales que puedo hacer. Sería injusto no reconocer que se trata de un descubrimiento  entre comillas  y que en este caso especialmente se trata más bien de una de las recomendaciones que con mucho gusto me hizo Guille Milkyway en su entrevista, estamos hablando de Cheers Elephant y su último disco, Like wind blows fire.

Cheers Elephant son un grupo compuesto por 4 chicos de Filadelfia que  pese a que hay que reconocer que no inventan nada con su música, suenan frescos como una cerveza con limón en un chiringuito de playa estos días. Su música gira entorno a un pop rock bastante naïve y un sonido claramente made in California en sus sencillas y pegadizas melodías y durante este 2012 han editado el que viene a ser su tercer disco de estudio en el que sus voces recuerdan por momentos a Luke Pritchard cantante de The Kooks.

Ante todo se trata de un grupo que se divierte y trata de divertirnos con su música y eso se nota en sus letras, especialmente en Thought and commonsense uno de los temazos del disco, una de esas canciones que tienen algo que hace que cada vez que la escuches te guste más y más. Pero no solo hacen música divertida, sino que sin ser contradictorio, se lo toman muy enserio con unas melodías trabajadas que beben sin complejos del sonido playero californiano que nos trajeron con éxito gran cantidad de grupos de la costa oeste americana. Todo esto se nota especialmente en canciones como Peoples, canción con la que abren el disco y con la que nos llevan desde los primeros acordes a la arena de la playa para no salir de ella durante toda la escucha, pasando por otros temas destacados como la más rockera Doing it Right o Leaves,posiblemente su mejor canción y una verdadera inyección de buen rollo. El ambiente cálido y alegre que generan sigue con temas como Party on Darwin y Get Ya! una de sus canciones más movidas y festivas.

Después de un cúmulo de canciones de esas que te hacen como mínimo insinuar una sonrisa en los labios, el grupo cierra el disco presentándonos su parte más psicodélica con tres canciones que les hace perder algo de enganche y que en mi opinión podrían haberse suprimido tranquilamente del disco, quedándonos únicamente con la primera parte de él. Pero pese a eso, esto no enturbia el buen trabajo.

Con un trabajo como este Like Wind blows fire cuesta entender que todavía no sean famosos a este lado del Atlántico pero pese a la globalización y la era de internet parece ser que todavía a muchos les cuesta dar el salto a Europa, ya sea por falta de interés del público o una estrategia de la productora que no contemple esta posibilidad, y en el caso de estos chicos tras escuchar su trabajo solo nos cabe pensar en la segunda opción y esperemos que no tarden en decidirse a dar el paso.

En definitiva, un buen disco para cerrar este veranito y el cual os animo a bajar desde su propia página web en la que lo ofrecen para descargar pagando por éste la cantidad que cada uno considere oportuna (incluso gratis).

VARRY BRAVA – DEMASIÉ

24 Feb

Colaborar con una página como Crazyminds (a la que os animo a entrar a través de http://www.crazyminds.es ya mismo si aún no lo habéis hecho) tiene grandes ventajas como en este caso darme a conocer un grupo que hasta ahora no había tenido oportunidad de escuchar, Varry Brava. El caso es que, pese a que yo aún no los conocía mucho, se trata de un grupo murciano que desde sus inicios en 2009 ha sido considerado uno de los grupos nacionales a los que seguir con atención, con reconocimientos de medios como Myspace. Con tan solo una maqueta (“Idolo”, autoproducida allá por 2009) y con mucho descaro lograron dar más de 80 conciertos algunos de ellos en algunos de los festivales más importantes del país como el SOS 4.8 del año pasado. Pues bien, después de conseguir tanto con tan solo una maqueta, esta semana han presentado su primer disco largo titulado Demasié.

Con esta presentación lo normal sería esperar de su disco debut un buen set de canciones siguiendo la línea de su maqueta, y la verdad es que cumplen las expectativas con creces con canciones gamberras al más puro estilo que marcaron tantos grupos españoles en los 80 con ese pop “pijo” con tintes de italodisco.

El disco consta de algo más de media hora dividida en 11 canciones entre las que podremos ver las dos caras del grupo, la gamberra y fiestera sobre la que el grupo se mueve libre y sin problemas y otra más pausada con baladas sobre las que parecen moverse con más dificultades.

En la primera de estas dos caras es donde encontraremos los grandes temazos del disco, desde la pegadiza No gires, canción que ya estaba incluida en la maqueta y que han depurado ahora bajo la producción de Raúl de Lara (productor también de Second), pasando por Calor, seguramente la mejor canción del disco y la que se convertirá en su sello de identidad con una melodía que se engancha como el calor de su título, o las muy bailables No te conozco y Radioactivo canciones todas ellas que encajan en cualquier fiesta y que han de ser el plato fuerte de sus conciertos.

Por el otro lado, y entrelazadas con estas canciones de estilo más descarado encontramos los temas más pausados pero siempre bajo el mismo sello de identidad como en el caso de Miedo o Disco, dos temas donde muestran sin complejos sus influencias del italodisco, o Confusión una de las canciones más lentas del disco pero con mucho estilo.

En definitiva, los murcianos nos muestran su tarjeta de presentación descaradamente divertida y gamberra, de escucha sencilla con instrumentos muy bien tocados y con unos temas que prometen un gran directo en la gira que empieza este mes de marzo. Os dejo con este temazo a ver si llega el calor:

MENDETZ -SILLY SYMPHONIES

3 Ene

Después de turrones, polvorones, comidas familiares varias, compras de regalos de última hora, 12 uvas a trompicones y demás folclore navideño llega el momento de volver a la normalidad y como no, de escribir sobre uno de los discos que más me ha acompañado estas últimas semanas desde su salida al mercado a inicios del pasado diciembre, Silly Symphonies de los catalanes Mendetz.

Este es el tercer disco de la banda formada en 2003 que saltó a la fama incluso antes de publicar su primer disco, con una maqueta colgada en myspace que les llevo de gira por festivales como el difunto Summercase o el BAM, para unos meses más tarde en 2006 publicar su primer disco de nombre homónimo, con su famosa Futuresex que se convirtió en un éxito internacional que les llevó al Reino Unido entre otros lugares. El disco aportaba sonidos frescos al indie patrio, rock electrónico que se aproximaba a Justice o Daft Punk en ocasiones pero mucho más guitarreros que éstos. Después de este notable debut, se atrevieron con un segundo disco (Souvenir, 2009) en el que siguieron experimentando con sus teclados Casio y las guitarras pero que no recibió el trato que merecía, quizá por una pobre promoción y seguramente también porque su sonido no encajaba en esos momentos, ya sabemos como de caprichoso el mundo de la música. Pero después de estos dos discos, no se han cansado de experimentar con sonidos electrónicos de ascendencia rockera que les ha llevado a publicar este Silly Symphonies, uno de los discos nacionales del año (ni más ni menos que número 2 en la lista de Crazyminds).

El disco en cuestión se ha hecho de rogar ya que estaba previsto para abril del pasado 2011 pero por una inesperada noticia decidieron posponerlo, y es que la cantante Gala (quien no recuerda el temazo Freed from desire) quería colaborar con ellos después de escuchar la versión de su tema que hicieron los catalanes en la gira de presentación de su segundo disco. Y sinceramente, ha valido la pena posponerlo para poder grabar un temazo rompepistas con Gala como es Escalera (espectacular el momento Gala de la canción). El disco está repleto de sonidos electrónicos de estilo retrofuturista como algunos quieren llamarlo, pero lo que más me gusta es que se nota que disfrutan con lo que hacen y eso se nota en canciones divertidas en todo momento, desde las melodías hasta las letras, y sino escuchar canciones como Spam (de la que no desvelaré la letra para no fastidiaros), Hap your clands con un estribillo más que pegadizo o Plasticine, una canción verdaderamente redonda con mucha fuerza.

Así que os invito a disfrutar de un disco divertido del que se aprovechan todas las canciones y para muestra el video de Plasticine, donde podemos ver a uno de los hombres del año, Miguel Noguera (para algo el teclista de la banda es Jan Martí, el hombre detrás de Blackie books que es quien edita Ultraviolencia del propio Noguera):